Saltar a: navegación, buscar

Declaración de Principios Partido Pirata Internacional

Declaración de Principios 3.2

Introducción


El Partido Pirata tiene como meta, cambiar la legislación global para facilitar el desarrollo de la sociedad informática, que está caracterizada por diversidad y libertad. Esto lo logramos al pedir un nivel mayor de respeto por los ciudadanos y su derecho a la privacidad, y al reformar el derecho de autor (copyright) y las leyes de patente.

Las tres principales creencias del Partido Pirata son la necesidad de protección de los derechos de los ciudadanos, la voluntad de liberar nuestra cultura, y el entendimiento de que las patentes y los monopolios privados están dañando a la sociedad.

La nuestra es una sociedad controlada y bajo vigilancia donde prácticamente todo el mundo está registrado y en observación. No está en el mejor interés de un estado judicial moderno imponer la vigilancia a todos sus ciudadanos, de ese modo tratándolos como sospechosos. La Democracia presupone una protección fuerte de los derechos de los ciudadanos.

El copyright fue creado para beneficiar a la sociedad fomentando actos de creación, desarrollo y difusión de expresiones culturales. Para conseguir esos objetivos, necesitamos un delicado equilibrio entre las demandas comunes de disponibilidad y distribución por una parte, y el reconocimiento y remuneración de las demandas del creador por la otra. Nosotros reivindicamos que el sistema actual del copyright se ha salido de este equilibrio. Una sociedad donde las expresiones culturales y el conocimiento sean libres para todos en términos iguales beneficiaría al conjunto de la sociedad. Nosotros reivindicamos que los abusos generales y sistemáticos del copyright actual son activamente contraproducentes a esos propósitos al limitar tanto la creación de, y el acceso a, nuestra cultura.

Los monopolios privados son uno de nuestros peores enemigos. Ellos llevan directamente al aumento de los precios y a un enorme coste escondido a los ciudadanos. Las patentes son monopolios de ideas oficialmente concedidos. Enormes corporaciones se pelean unas con otras en una carrera para archivar más y más patentes que poder usar contra competidores más pequeños para prevenirles de competir en igualdad de condiciones. La meta de cualquier monopolista no es ajustar los precios y términos en que el mercado vaya a adoptar, sino más bien usar sus derechos obtenidos deshonestamente como una palanca para subir los precios e imponer términos a su favor en cuanto a uso y autorización. Queremos limitar las oportunidades de crear daños y situaciones de monopolio innecesarias.

Las marcas registradas son ante todo útiles como medios de protección del consumidor. Nosotros creemos que las marcas registradas en general funcionan bien actualmente, y no sugerimos ningún cambio en este punto.


Democracia, Derechos de los Ciudadanos y Libertades Personales


El derecho de los ciudadanos a la privacidad está escrito en la constitución sueca. De este derecho fundamental aparecen numerosos otros derechos humanos básicos como los derechos a la libertad de expresión, a la libertad de opinión, a obtener información así como el derecho a la cultura y el desarrollo personal. Todos los intentos del estado de reducir esos derechos deben ser cuestionados y afrontados con fuerte oposición.

Todos los poderes, sistemas y métodos que el estado puede usar contra sus ciudadanos deben estar bajo evaluación constante y escrutinio por los oficiales electos. Cuando el gobierno vigila a ciudadanos normales que no son sospechosos de ningún crimen, esto es fundamentalmente inaceptable y una violación clara del derecho de los ciudadanos a la privacidad. Se debe garantizar a todo ciudadano el derecho al anonimato, que es inherente a nuestra constitución, y el derecho del individuo a controlar todo el uso de sus datos personales debe ser fortalecido.

El Partido Pirata toma un lugar en contra de la legislación especial para los crímenes terroristas. Las penalidades y códigos criminales que existen para las acciones que dañan o amenazan a los ciudadanos suecos o a sus propiedades, son suficientes. Las leyes anti-terroristas de hoy en día anulan el debido proceso legal, y existe el riesgo de que sean usadas como herramienta represiva en contra de inmigrantes y disidentes.

El gobierno debe respetar la constitución no sólo en palabras, sino en la práctica. El respeto por los ciudadanos y su privacidad significa, que los principios como la prohibición de la tortura, integridad de la aplicación de la ley, el debido proceso legal, la inmunidad del mensajero1 y el secreto postal NO son negociables. El Partido Pirata debe y actuará exponiendo y derrocando la administración que el partido considere que no respete los derechos humanos, tal como se espera en la democracia occidental.

El acta de secretos postales debe ser elevada a un acta general de comunicaciones. De la misma forma que está prohibido leer el correo de otro, debe estar prohibido leer o acceder al email, SMS u otras formas de mensajes, sea cual sea la tecnología subyacente, o el operador que sea. Cualquier y toda excepción a esta norma debe estar bien motivada en todos y cada uno de los casos. Los empleadores deberían sólo poder acceder a los mensajes de sus empleados sólo si es absolutamente necesario para asegurar la funcionalidad técnica o si está en conexión directa con las tareas relacionadas con el trabajo del empleado. El gobierno sólo debería poder acceder a los medios de comunicación de los ciudadanos o poner bajo vigilancia a un ciudadano en caso de una firme sospecha de que un crimen esté siendo realizado por tal ciudadano. En todos los demás casos, el gobierno debería asumir que sus ciudadanos son inocentes y dejarlos tranquilos. A este acta de secretos de comunicación se le debe de dotar de una sólida protección legal, ya que el gobierno ha mostrado repetidamente que no se le puede confiar información sensible.

Queremos revocar la Directiva de Retención de Datos y fortalecer el derecho de los ciudadanos a la privacidad.

El Partido Pirata no tiene opinión de si Suecia debe o no debe ser un miembro de la Unión Europea, pero ahora que lo somos, tenemos derecho a demandar que la unión sea gobernada por principios democráticos. El déficit de democracia en la Unión, debe ser redirigido a largo plazo, y el primer paso es prevenir que sea tallado en piedra a través de una mala constitución. La constitución de la Unión Europea por la que Francia y Holanda votaron en contra, no debe ser aceptada, ni en su forma original, ni con “cambios cosméticos”.

La toma de decisiones y la administración gubernamental tanto en Suecia como en la Unión Europea, debe caracterizarse por la transparencia y apertura. Los representantes de Suecia en la Unión Europea deben actuar, para acercar la Unión al principio sueco del acceso público a documentos2.

Los basamentos de la democracia deben ser protegidos, tanto en Suecia como en la Unión Europea.


Liberar Nuestra Cultura


Cuando el copyright fue creado originariamente, sólo regularon el derecho de un autor de ser reconocido como el creador. Ha sido después cuando se ha expandido el copyright para cubrir el copiado comercial de trabajos así como limitar el derecho natural de ciudadanos privados y organizaciones sin ánimo de lucro. Nosotros decimos que esta tendencia al desequilibrio en el copyright se ha acentuado hasta un nivel inaceptable para toda la sociedad. Los progresos económicos y tecnológicos han colocado a las leyes de copyright en una posición totalmente desequilibrada y en cambio infieren ventajas injustas para unos pocos pero grandes jugadores en el mercado a expensas de los consumidores, creadores y a la sociedad en general. Millones de canciones clásicas, películas, canciones y libros son mantenidos secuestrados en las bóvedas de enormes corporaciones mediáticas, no queriendo que sean re-publicadas por sus grupos centrales pero potencialmente demasiado provechosos como para liberarlos. Nosotros queremos liberar nuestra herencia cultural y hacerla accesible a todos, antes de que el tiempo marchite al celuloide de los carretes de las películas antiguas.

Las leyes inmateriales son una forma de legislar propiedades materiales con valores inmateriales. Las ideas, el conocimiento, y la información son por naturaleza no exclusivos y su valor común cae dentro de su capacidad inherente para ser compartidas y difundidas.

Nosotros declaramos que el copyright debe ser devuelto a sus orígenes. Las leyes se deben alterar para regular sólo un uso comercial y el copiado de trabajos protegidos. Compartir copias o de otro modo difundir o usar trabajos para usos sin ánimo de lucro, no debe ser nunca ilegal puesto que tal uso justo beneficia a toda la sociedad.

Queremos reformar el copyright comercial. La noción básica del copyright fue siempre encontrar un equilibrio justo entre los intereses comerciales contradictorios. Actualmente ese equilibrio se ha perdido y necesita ser readquirido.

Sugerimos una reducción de la protección del copyright comercial, por ejemplo, limitar el monopolio de crear copias de un trabajo con fines comerciales, a cinco años máxime improrrogable desde la publicación del trabajo. El derecho a realizar trabajos derivados debería ser ajustado de forma que la regla básica sea la libertad de todos para poder realizarlos inmediatamente. Todas y cada una de las excepciones de esta regla, como por ejemplo la traducción de los libros, o el uso de partituras musicales protegidas en películas, deberían estar enumeradas explícitamente en los estatutos.

Queremos crear un copyright justo y equilibrado.

Toda reunión, uso, procesado y distribución no comercial de cultura debería ser explícitamente fomentado. Las tecnologías que limitan el derecho legal de los consumidores a copiar y usar información o cultura, el llamado DRM (Gestión Digital de Derechos), debería ser prohibido. En los casos en que esto lleve a desventajas obvias para el consumidor, todo producto conteniendo DRM debe mostrar advertencias claras para informar a los consumidores de este hecho.

Los acuerdos contractuales implementados para prevenir tales distribuciones legales de información deberán ser declaradas nulas e inválidas. La distribución no comercial de cultura, información o conocimiento ya publicados -con la clara excepción de los datos personales- no debe ser limitada o castigada. Como una conclusión lógica de esto, queremos abolir el impuesto o canon a los medios vírgenes.

Queremos una cultura que sea para todos.


Las Patentes y los Monopolios Privados Perjudican a la Sociedad


Las patentes conllevan muchos efectos perjudiciales. Las patentes farmacéuticas son responsables de muertes humanas por enfermedades cuya medicación se podrían haber permitido, llevan a la obstruyen las investigaciones prioritarias, y el coste de las medicinas se hace innecesariamente alto, y en crecimiento, también en sectores más ricos del mundo.

Las patentes sobre la vida y genes, como cultivos patentados, llevan a consecuencias irracionales y perjudiciales. Las patentes de software retardan el desarrollo tecnológico y constituyen una grave amenaza para Suecia así como para muchas PYMES del sector tecnológico.

Se ha dicho que las patentes fomentan la innovación protegiendo a los inventores e inversores sus nuevas invenciones y métodos de manufacturación. En la realidad, las patentes son usadas cada vez más por las grandes corporaciones para dificultar la competición con las pequeñas empresas en igualdad de condiciones. En vez de fomentar e inducir a la innovación, las patentes están siendo usadas como “campos de minas” haciendo la guerra contra los demás, y a menudo el propio propietario no tiene planes de desarrollar más la patente que posee para su provecho.

Nosotros creemos que las patentes se han vuelto obsoletas y que reprimen activamente la innovación y la creación de nuevo conocimiento. Además, sólo mirando a todas las áreas de negocio que no son patentables se ve claro que las patentes simplemente no son necesarias – las fuerzas de mercado de ser el primero en lanzar al mercado el producto es más que suficiente para fomentar la innovación. Los inventores deberían competir justamente con ventajas naturales como los diseños innovadores, los beneficios que reportan al cliente, la mejora de los precios y de la calidad, en vez de con un monopolio del conocimiento garantizado por el estado. Al no tener que pagar a pequeñas armadas de abogados de patentes, se liberarán recursos que pueden ser usados para crear verdadera innovación y se mejorarán los productos a un ritmo más rápido, beneficiándonos a todos al final.

Queremos abolir las patentes.

Además de abusar de las patentes, las grandes corporaciones intentan crear monopolios por otros medios. Guardando en secreto información sobre cosas como el formato de los ficheros, intentan crear un cerrojo para el vendedor en sus productos, de ese modo limitando la competición con una descarada indiferencia a los valores del libre y justo mercado. Esta práctica lleva directamente a precios mayores y a un ratio menor de innovación. Siempre que el sector fundado públicamente produzca sistemas de información o información en sí misma, debe activamente contrarrestar la formación o continuación de esos monopolios privados de información, conocimiento, ideas, o conceptos. Iniciativas como el Acceso Abierto, con el propósito de hacer los resultados de investigación, libremente disponibles, deben ser promovidas y apoyadas.

Los monopolios privados deben ser combatidos.

El sector público debe archivar documentos y hacerlos disponibles al público en formatos abiertos. Debe ser posible la comunicación con el gobierno sin estar atado a un cierto proveedor o software privado. El uso del código abierto en el sector público, incluyendo a las escuelas, deber ser estimulado.

El uso de formatos abiertos y código abierto debe ser promovido.


Palabras finales


Deseamos defender los derechos de los ciudadanos, su derecho a la privacidad y los derechos humanos básicos. Cuando el gobierno pone rutinariamente bajo vigilancia, lleva invariablemente al abuso del poder, a la falta de libertad y a la injusticia. Nosotros demandamos una corrección esas injusticias. Demandamos justicia, libertad y democracia para todos los ciudadanos.

Las leyes actuales de copyright y patentes llevan a monopolios perjudiciales, a la pérdida de valores democráticos importantes, entorpece la creación de cultura y conocimiento, y previene que éstos lleguen a los ciudadanos. Exigimos la abolición de las patentes así como leyes equilibradas de copyright, arraigadas en la voluntad de la gente, para enriquecer la vida de las personas, permitir un clima económico saludable, crear una base común de conocimiento y cultura, y de ese modo beneficiar al desarrollo de la sociedad en su totalidad.

Con esto, nuestro trabajo se centra en medios parlamentarios y de ese modo buscamos un mandato de la gente para representarlos en estas cuestiones.

El Partido Pirata no se esfuerza por ser parte de una administración. Nuestro objetivo es tener una posición de desempate en el parlamento como influencia, y apoyar una administración que dirija los aspectos referentes a nuestra plataforma de manera satisfactoria. Cuando lo haga, apoyaremos esa administración en otros aspectos donde decidamos no sostener opiniones propias.

Para unificarse como un movimiento sólido y poderoso, hemos elegido no tomar parte en ninguna otra conexión que no esté conectada con los principios aquí declarados.

Nos posicionamos unidos alrededor de nuestra protección del derecho a la privacidad, nuestra voluntad de reformar el copyright y la necesidad de abolir las patentes.

1 La constitución sueca incluye una fuerte referencia a la Convención de los Derechos Humanos Europea, de donde es incluida en la constitución. / Algunos países tienen un nombre para la “Inmunidad del Mensajero”, prefiriendo el término “Principio del Servicio de Envíos”. Se refiere al hecho de que un mensajero (Servicio de Envíos) nunca es legalmente responsable por el contenido de un mensaje entregado. 2 El principio sueco del acceso público a documentos – “offentlighetsprincipen” – significa que cualquier persona tiene el derecho a pedir un documento de cualquier administración, sin identificarse. Mientras existan documentos que puedan ser clasificados explícitamente y exonerados de este principio, tal sello secreto, debe estar justificado por un criterio estricto y rara vez aplicable, que puede ser apelado por el público. Para ilustrar la fuerza de este principio, menores de edad pueden ver video con material censurado por el Panel de Administración de Cine, siempre que lo presenten en las oficinas del panel. Se recuerda que el panel tiene prohibido pedir identificación o una prueba de edad similar.